Talleres literarios y cursos de escritura en Valencia, clave T-23

 

Actividades complementarias de los talleres literarios y cursos de escritura creativa en Valencia de LIBRO, VUELA LIBRE
   Talleres literarios y cursos de escritura creativa en Valencia adscritos a LIBRO, VUELA LIBRE: desafíos a la imaginación de la LUNA DE TORMENTA, clave T-23. Un nuevo desafío a la imaginación formará parte de los torneos de nuestros talleres de escritura después de la Luna de Frutas y del cesto literario de la clave LF-22.

Justo en el momento en el que todo pide un renacimiento a nuestro alrededor, llega el sonido eléctrico de la Luna de Tormenta para anunciarnos una transformación y la llegada de las consignas literarias de la clave T-23.

Aquellos que vayáis a participar en los torneos de nuestro taller de escritura en Valencia con esta luna, recordad las instrucciones que nos trae su clave y disfrutad con el enfoque renovado de este nuevo cesto literario:
Trampolín / El hombre de hojarasca / madreselva / fuerza del destino / Conocer el mundo

Recomendaciones de lectura de la Luna de Tormenta. Clave T-23 de los talleres literarios y cursos de escritura creativa en Valencia adscritos a LIBRO, VUELA LIBRE

   “Tormenta de verano”, la excelente novela de realismo social de Juan García Hortelano, que le hizo ganador del prestigioso premio Formentor; y el poema del poeta paraguayo Elvio Romero: “Tormenta, de Un relámpago herido”, formarán parte de las recomendaciones literarias de la clave T-23 y de nuestra inminente ronda de tributos a los autores de habla hispana del siglo XX.

Talleres literarios y cursos de escritura en Valencia, recomendaciones literarias de la clave T-23. Juan García Hortelano, fragmento de “Tormenta de verano”:
“Me puse a pensar el motivo de aquella felicidad. La mujer de la falda gritó algo, al tiempo que levantaba el brazo en un saludo hacia las rocas. Angus gruñó y yo me tendí de costado. Por las rocas subían unas figuras, que no me molesté en contar.”
Recomendaciones literarias de la clave T-23 en los cursos de escritura creativa y talleres literarios en Valencia de LIBRO, VUELA LIBRE. Elvio Romero. Tormenta, de Un relámpago herido:
“La noche ha sido larga.
Como desde cien años
de lluvia,
de una respiración embravecida
proveniente de un fondo de vértigo nocturno,
de un cántaro colorado
jadeando en la tierra,
el viento ha desatado su tempestad violenta
sobre el velo anhelante de la ilusión
efímera, sobre los fatigados menesteres
y tú y yo, en la colina
más alta,
en el rincón de nuestros dos silencios,
abrazados al tiempo del amor, desvelándonos.
Deja que el viento muerda sobre el viento.
Yo te cerraré los ojos. “
Anuncios

25 comentarios to “Talleres literarios y cursos de escritura en Valencia, clave T-23”

  1. Enriqueta Böll diciembre 24, 2018 a 2:49 pm #

    LUNA DE TORMENTA
    Se acerca de nuevo la luna llena de marzo. Vuelve siempre acompañada de viento. Y ese temporal severo, sin apenas pretenderlo, despeina de nuevo mis pensamientos. Es de nuevo esta maldita luna, la que más refleja mi locura, pues me hace cada año revolver el pasado.
    Si tan solo por esta vez pudiera ser distinto. Adaptaré el rito de la luna de tormenta. Una vela y un papel en blanco. Incienso, sándalo y madreselva. Ojalá tuviera un mechón de tu cabello.
    En el papel, escribo. Fue por culpa de la fuerza del destino. Fue por mi deseo de conocer el mundo. Tú te quedaste anclado en esta tierra. Primero indeciso, luego encadenado. Yo, tenía que escapar, y huir de la luna llena.
    La vela prenderá el papel donde confesé mis anhelos. El viento dispersará lo único que queda, sus cenizas. Esta vez será distinto. Renunciaré al deseo de llamarte de nuevo.
    Con este rito inventado, rendiré homenaje a mi dolor. Aunque ahora me haga sufrir, no lo menosprecio, pues sé que fue el dolor lo que me salvó de una vida mediocre.

    Me gusta

    • J.Martorell i Viciana enero 18, 2019 a 12:59 pm #

      Soy J.Martorell i Viciana y voto a favor de Enriqueta Böll.

      Me gusta

    • TR3X07 enero 22, 2019 a 3:05 am #

      TR3X07 vota a Enriqueta Böll.

      Me gusta

  2. J.Martorell i Viciana enero 2, 2019 a 5:41 pm #

    LUNA DE TORMENTA

    APACIBLE DESAMOR
    La estuve esperando toda la noche hasta el alba, no es que me lo reproche pero, qué noche tan desapacible y larga.
    Ayer, juntos en la misma cama, qué fría y distante ella y, qué solo me sentía yo.
    En verdad, albo bello es pura alegría; he recorrido con mis ojos a la criatura admirada con la ansiada espera de su sonrisa, la he querido y cuando estás enamorado, ves todas las perfecciones en la persona que amas, ¡Nada!
    Qué alegría veo en el mundo, y qué pena tengo yo.
    He querido ser su madreselva, treparla y llenarla de flores, acogerla y protegerla, sin éxito; me niego a ser un hombre de hojarasca de un jardín triste y abandonado.
    Tengo gran experiencia de la vida, no solo porque he vivido intensamente, sino porque no he olvidado nada, he ido acumulando hechos, mentiras, caricias, engaños, sin que se hayan perdido en la desmemoria, me he sentido encadenado a sus recuerdos y sé que amor y posesión raras veces coinciden.
    Me niego a aceptar que los cantos más bellos son los más desesperados. Ahora que he logrado juntar los pedazos de mi alma rota, quiero arrancar este dolor que está aquí, más dentro de mí que yo mismo, y respirar.
    No me someto a la fuerza del destino, me rebelo pues no hay nada escrito en el libro de la vida. Me niego a una donación de mi mismo sin fronteras.
    ¿Por qué no debo hacer lo que siento?
    No creo en la felicidad universal, propia y duradera, pero desde mi nuevo estado afectivo quiero volar; sé que no se vive sin llorar pero sueño despierto y quiero volver a vivir, dar, tomar y amar sin posesión.
    2 enero 2019

    Me gusta

  3. FIONA DRACHE enero 3, 2019 a 10:41 am #

    Bendición

    Era plena temporada de lluvias. Como todos los días, la estación de metro estaba atascada de personas. Parecía que los ocho millones de pasajeros que acudían diariamente, estaban allí.
    No podía más. Regresaría andando.
    Llevaba unos meses que se sentía intranquilo. No sabía porqué. Todo estaba igual.
    Al salir, decidió acortar el camino atravesando el parque.  
    Se quitó la corbata, se desabotonó la camisa, y cansado, se sentó en un banco.
    Escuchó como el viento arrastraba las hojas secas, haciendo un remolino, dando forma a una silueta, a un hombre de hojarasca.
    La criatura se acercó, y Jorge paralizado del miedo escuchó: “Vengo de Esbat, y traigo paz.”
    La brisa movió las hojas, el tejido de la realidad se apartó como un velo, y en medio de la nada le presentaron toda su vida: su niñez, el primer beso, la muerte de su madre.
    Se vió a sí mismo desnudo, enojado y triste.
    Todo se esfumó de repente. Un aguacero con viento y trueno acompañó a un grito sórdido. Desconsolación.
    A sus 33 años, comprendió, bajo la luna de tormenta, el gran rencor que aún lo unía a su padre.

    Me gusta

  4. Marazul enero 3, 2019 a 6:43 pm #

    Se puede dar vuelta un reloj de arena

    Se puede dar vuelta un reloj de arena.
    Reavivar la emoción de aplastar hojas entre senderos de flores.
    Mascar brotes de madreselvas y evitar al gigante egoísta de Wilde.
    Vestir un hombre de hojarascas secas y enviar al de hojalata con la bruja del este.
    Fuimos niños de rondas y canciones piadosas,
    de medallas con la inmaculada asidas al cuello.
    Niñas vestidas de rosa, niños vestidos de azul.
    Rodillas curtidas en el refectorio del ángel guardián y procesiones inclementes.
    Amén.
    Universos interiores de galaxias inocentes y alegría obligatoria.

    La luz cansa los párpados.
    Los sempiternos tormentos adultos acusan alfilerazos nostálgicos.
    Sentimientos que pasan del corazón a la tecla del ordenador.
    El aire flota atrayendo un leve aroma a perfume de lecho ingenuo.
    A frescura de un verde césped. Imagen ondulada de jardines áuricos.
    Florece el romero, rebrotan los naranjales y se alargan los brazos de la hiedra.

    Fuerza del destino, tardes de invierno que tronchan penas con las remembranzas
    infantiles.
    El anular, el índice y el pulgar danzan, golpean, trenzan y zapatean mayúsculas
    y las otras. Y los pies…corretean por los senderos floridos.
    Se puede dar vuelta un reloj de arena.

    Marazul enero de 2019

    Me gusta

    • Athenea enero 20, 2019 a 9:04 pm #

      Yo, Athenea, voto a Marazul para el concurso.

      Me gusta

  5. Obdip enero 4, 2019 a 4:00 pm #

    Aquella noche, tras recoger en una cesta las hojas de madreselva necesarias, emprendió el camino. Subió la montaña, atravesando las ancestrales rutas que su pueblo había descubierto años atrás. Sus pies parecían tener vida propia. Su mente se intentaba alejar del pasado. Nadie en el pueblo tenía fe en él. Su propio abba le ordenó que parase. Que dejara de lado sus ideas locas. Moriría siendo un hombre de la selva, un sirviente del gran Ka-Thul, un hombre de hojarasca. El afuera no existía, tan sólo el pueblo. La tradición. La costumbre. Pero él no creía en cuentos, en fábulas o leyendas. Él era el nieto de Khlia, la gran moradora. La que había vuelto del mundo exterior. Y no iba a despreciar el linaje de su gran amma. A su lado, mientras ascendía, la pantera guiaba sus pasos. Sus ojos amarillos miraban el fondo del alma de Trul-Arkh igual que lo habían hecho con su gran amma. Lo consideraba digno, no entorpecía su marcha. La gran luna de tormentas, Mien-Na, aullaba en lo alto. Brillante y amenazadora. Debía domarla, con fuerza y determinación. No podías huir de la gran morada de Ka-Thul sin presentar batalla. La madreselva gemía en la cesta, sabedora de su destino. A lo lejos aullaron los lobos. La pantera dejó de caminar con él, tal vez para acallar a los mensajeros del gran Ka-Thul.
    Los pies de Trul-Arkh le habían llevado a la cima de la montaña sin apenas esfuerzo. La vieja Mien-Na lucía espléndida ante él, grande cómo el miedo. Trul-Arkh depositó la cesta en el suelo, y sin dejar de mirar a la gran Mien-Na, usó yesca y pedernal y prendió fuego a la madreselva. Luego, se sentó en la tierra, mientras el sonido de las plantas quemándose invadía su cuerpo. La pantera se sentó a su lado, apareciendo entre las sombras. La voz de Khlia susurraba palabras de ánimo. Con la mirada fija en la vieja luna, Trul-Arkh rompió con su destino de hombre de hojarasca. Miró a través de ella y vio el mundo. Y el mundo le miró a él, y a través de él. Había comenzado el viaje, nada sería igual para el pueblo del gran Ka-Thul.

    Me gusta

    • Mar azul enero 18, 2019 a 8:25 pm #

      Me ha fascinado esta historia. Voto por ella.

      Me gusta

    • Mar azul enero 18, 2019 a 8:28 pm #

      Voto por Obdip. Hermosa historia

      Me gusta

  6. TR3X07 enero 5, 2019 a 1:56 am #

    Las hojas secas acariciaban su piel con delicadeza al ser mecidas por la suave brisa, causándole un cosquilleo que no podía sentir. Sus ojos vacíos parecían contemplar la inmensidad del cielo sobre él, aunque no veía, y de sus resecos labios no salía nada, ni siquiera un hilo de aliento.

    Estaba muerto, lo sabía.

    Estaba muerto y aquello era, por imposición de los demás, su culpa.

    Reiría por los titulares si pudiese, ya conseguía imaginarlos. “El hombre de hojarasca” ocuparía la parte superior de la primera página de todos los periódicos del país, escrito en gran tamaño con una fuente Playfair Display. Sí, Fred podía imaginarlos tan claramente como si los estuviese mirando en ese momento. También evocaba el rostro de su madre ante la trágica noticia; trágica para él, no para ella. Podía verla con un cigarrillo entre sus resecos labios y una mirada cargada de reproche ante su foto, esa colocada justo debajo del titular sensacionalista. Estaría sentada en el jardín con un café frío sobre la mesa, su pétrea figura rodeada de madreselva de tonos rosados y amarillos. «Se lo dije», diría, probablemente acompañando aquellas tres palabras con una retaila de motivos sobre el peligro que conllevaba el conocer mundo. Su pecado, su muerte.

    Aquello por lo que Fred había sido condenado y juzgado: el querer ser libre.

    Porque él hacía tiempo que había dejado de conformarse. Se había cansado de vivir encerrado entre las mismas paredes; cansado de ver los mismos cuadros y oler mismos aromas. Él había tenido un sueño y aún con todo en contra luchó por conseguirlo.

    Y lo consiguió, aunque ahora pagase por ello. Porque Fred estaba muerto.

    Me gusta

  7. Dragonfly enero 5, 2019 a 10:39 pm #

    Vivo en tí

    Aún cierro los ojos y puedo ver cada rincón del pequeño jardin,aspiro el suave aroma de la madreselva y dejo que me envuelva en un tenue manto de melancolía,y sonrio,porque la fuwrza del destino me continúa llevando hasta allí.En mis noches mas oscuras puedo sentir como su mano acaricia la mia y escucho el eco de su risa resonando en cada rincón.
    Ahora que el tiempo borró las horas del maldito reloj,solo recuerdo una fria madrugada de espesa niebla donde los sueños se me deshicieron en pedazos,donde la podredumbre y el frio se apoderaron de mí.A veces grito su nombre,ella sonrie como.si.me escuchase,grito más fuerte y me acerco hasta ella,casi llego a rozarla,oto como un escalofrío recorre su espalda,me mira como si aún pudiese verme y susurra un dulce “te amo”.Me he convertido en la sombra del viejo ciprés donde ella, con los ojos cerrados,se sienta para que nadie pueda verla llorar.En las hojas que el viento arrasta hasta sus pies,me levanto convertido en el hombre de hojarasca,desafiando las leyes del universo para intentar besarla de nuevo.Solo soy sombra entre las sombras,un viejo fantasma sin retorno y las rojas flores de la buganvilla,esas que no deja de mirar porque me sabe escondido entre ellas.Soy el.mago de sus sueños,el anhelo que la empuja a conocer el mundo y a sentirlo entre sus manos.Me busca entre los vivos para no olvidar que sigue entre ellos y que yo,yo ya no puedo regresar.
    )

    Me gusta

  8. Yumalai enero 6, 2019 a 3:11 am #

    AMOR INCONDICIONAL.
    Cansada de mi monotonía,
    decidí emprender un viaje a una ciudad bañada por el Mediterráneo,y conocer el mundo.
    Cuesta trabajo desprenderse de prejuicios y de costumbres,pero cuando lo logras te sientes libre. Al fin, lo único que importa es uno mismo.
    Nunca creí en volver apreciar esa sensación de ver alguien y sentir como si ya lo conociera,como si ya hubiera visto esa mirada,esa mirada que fuera capaz de intimidarme.
    Entablamos conversación día a día,hasta que llegó el día y nos entregamos el uno al otro,en medio de la madre selva,con ese atardecer,su primer beso,sus primeras caricias,sintiendo por primera vez su piel…
    Hice bien,hice mal,no lo sé,pero no me arrepiento,porque los dos nos amábamos.
    Y,es que,cuando se ama no se tiene edad,el amor no entiende de razonamientos.
    Llegó la hora de la despedida, despedida físicamente,porque su aroma y su piel,quedaron tatuados en todo mi ser.
    Quedé inmóvil bajo su brazo,no supe que pasó con mi resto que estaba en el paraíso,mientras yo le susurraba en el oído :” nunca me digas adiós,hagamos como siempre cada veinte años volvamos a contar nuestras vidas,boca a boca,enlazados como yedra…
    La fuerza del destino hizo que nos cruzáramos en nuestras vidas,y solo el verdadero amor perdurará para entregarse en cuerpo y alma al ser amado,claro que puede hacerse el amor sin estar enamorado,pero el acto de amar hecho con amor es la auténtica entrega.
    Lo único que nos pertenece es el presente,lo que vivimos hoy,y si ese hoy se vá dejémoslo ir,con la convicción de que dimos lo mejor de nosotros,porque sabemos amar.
    El amor todo lo vence y los buenos corazones siempre triunfan sobre el mal…

    Me gusta

    • Dragonfly enero 16, 2019 a 8:05 pm #

      Dragonfly vota a Yumalai

      Me gusta

  9. mil y un dias enero 6, 2019 a 10:44 am #

    Ojos grises

    Había salido como cada rojo atardecer impulsada por el viento levantado al esconderse los juguetones rayos de sol que peinaban la ciudad. Se sentó ligera en una cornisa con los breves pies descalzos, el pelo alborotado como la espuma de un mar de tormenta y la deliciosa sonrisa distraída mientas se desperezaba.

    Si alguien hubiera podido verla, cosa que no era posible desde que su espíritu transparente se liberó de aquel cuerpo de niña, se sentiría arrastrado por una mirada toda infantil que adornaba hechuras de sensual adolescente como la fuerza del destino arrastró a Ulises en su Odisea.

    La anciana madreselva que ensortijaba de mil verdes la fachada lamía sus pies mientras las últimas gotas de luz del día se reflejaban en sus ojos grises dotándolos de una vida que ya no tenían.

    Unos ojos que soñaron con conocer el mundo, cruzar mares, coleccionar colores, bailar bajo la lluvia, nombrar estrellas y vivir gentes, pero cierto día en el lago los sueños se detuvieron al compás del último latido de su corazón. De aquel lejano mediodía solo recordaba un agua fresca y azul como un cielo de verano que la llamaba prometiéndole mecerla entre sus destellos.

    El entierro fue doloroso. Unos padres jóvenes ahogados por la pena enterraron a su princesa mientras ella, sentada bajo un gris ciprés, jugueteaba con las heladas margaritas que crecían a su sombra. -Me quiere, no me quiere… -interrogaba en un muerto susurro a la muda flor.

    Una vez perdido en el horizonte el último rayo solar, con un breve suspiro la niña de ojos grises se meció en la luna.

    Me gusta

  10. Daisy enero 6, 2019 a 2:20 pm #

    La naturaleza propia

    Sobre ese trampolín salvaje de sentimientos, entre balanceo y balanceo, comenzó a comprenderlo todo.
    Retrocedió hasta su primer recuerdo en aquel jardín, con Madreselva, quien le había enseñado a madurar antes incluso de caer del árbol, y el hombre de hojarasca, que con los años se fue convirtiendo en mala hierba. Y como tal, nunca murió dentro de ella.
    Salió de allí justo en el momento en el que temía echar raíces.
    Recorrió una senda repleta de rosas con espinas que muchas veces le habían pinchado. Pero al igual que una planta trepadora, había sabido aprovechar toda superficie para adaptarse y crecer.

    Hacia arriba como una secuoya, hasta acariciar las nubes.
    Hacia abajo como la hiedra, sin tocar nunca el suelo.

    La fuerza del destino, de su naturaleza, le había llevado a ser quien era, allí y ahora, balanceándose con las lianas de su mente entre la risa y el llanto.
    Se había empeñado tanto en conocer el mundo y todos sus parajes y sentidos que no había dedicado ni un minuto en conocerse a sí misma, a su florecido interior.

    Me gusta

    • Enriqueta Böll enero 16, 2019 a 8:45 am #

      Enriqueta Böll vota por Daisy.

      Me gusta

  11. Violeta enero 6, 2019 a 3:26 pm #

    Ensueño

    Clara despertó de su ensueño que compensaba la insatisfacción con su realidad y miró el techo donde las manchas húmedas dibujaban espectros. Por un momento sintió el pálpito de que las cosas no eran lo que parecían. Todo había sido tan repentino que aún trataba de asimilarlo, su hombre de hojarasca se había desvanecido, ya solo podía recordar momentos precisos vividos en aquel sueño imposible.

    Se desperezó y saltó del sofá sintiendo el frío de sus pies descalzos y acercándose a la ventana la abrió. El viento azotó su cara y la viva fragancia de las madreselvas inundó la estancia. Al respirar ese halo de perfume hizo que pensara que la posibilidad de realizar un sueño es lo que hace la vida apasionante.

    Siempre creyó en la fuerza del destino, hoy aún más. Estaba convencida que todo iba a resolverse de la mejor manera. Sonrió, y su cuerpo se llenó de mariposas.

    Violeta

    Me gusta

  12. Athenea enero 6, 2019 a 9:36 pm #

    ATHENEA
    INMENSIDAD

    Resolví seguir caminando hasta dónde me llevara la fuerza del destino. Esta decisión única pondría en juego mi porvenir, arriesgando mi vida y exponiéndome a numerosos peligros. Nunca he sido cobarde, he superado etapas durísimas en mi trayecto vital, me ha guiado una fuerza interior inquebrantable y he sabido mirar con los ojos del amor y la ilusión a personas de toda condición, ofreciéndoles mi amistad.
    El inmenso afán de conocer el mundo me llevó al convencimiento de querer cambiar mi vida radicalmente. Libre ya de responsabilidades y dueña de mí misma, vendí mis bienes y comencé a viajar. Me lancé a la aventura desde el trampolín más alto. Me esperaba la inmensidad del mar y, no muy lejos, las islas griegas. A gozar de su belleza y encanto. Contemplé atardeceres que me devolvieron la paz interior, mi alma tembló ante la contemplación de aquella inmensidad: colores puros, el blanco y el azul, mar y cielo infinitos, tiempo ilimitado, calma, libertad…
    Aquellas islas, aquellas gentes sencillas alimentaban mi espíritu y vigorizaban mi cuerpo, cada vez más sano. Me embriagué de color azul intenso y de flores multicolores. Decidí alargar mi estancia para conocer aquel mundo increíble, único. Al cabo de un mes, tomé otro rumbo. Esta vez arriesgué, elegí India. Sabía que iba a suponer un desafío para mí, que huía de cualquier tipo de sufrimiento y me gustaba el confort. Pero quizá esa experiencia me desvelaría mucho de mí misma que no conocía y me ofrecería un cambio positivo. Me sumergí de lleno al encontrar mucha más inmensidad, mi mente adquirió conocimientos valiosos y mi corazón sufrió con la esclavitud y pobreza, pero brotó de él un caudal inmenso de amor fraterno. Ahora doy gracias por haber vivido plenamente.

    Me gusta

  13. labottegara enero 20, 2019 a 9:56 am #

    FIONA DRACHE VOTA OBDIP

    Me gusta

  14. Daisy enero 23, 2019 a 10:53 am #

    Voto a TR3X07

    Me gusta

Responder a Mar azul Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: