Colette y los juegos literarios de Claudine

26 Nov

A la sección de Escritoras en libertad de los talleres literarios en Valencia de LIBRO, VUELA LIBRE regresa hoy Sidonie-Gabrielle Colette, una de las más grandes figuras femeninas de la literatura francesa contemporánea, con gran personalidad y fino análisis psicológico.

Colette en los tributos en curso de nuestros talleres literarios en Valencia

Esta gran autora, que nos cautivó con su coraje para escribir sobre sus deseos, vuelve esta vez a los juegos literarios de la clave C-78 de la mano de Claudine, uno de sus personajes femeninos más famosos, que sirvió de inspiración en la moda y el teatro de su época.

Tres fragmentos de “Claudine en París”, y tres carpetas con las instrucciones y los ejercicios de escritura de la clave C-78, inaugurarán los nuevos tributos a esta transgresora autora francesa y el siguiente bloque de escritoras en libertad de nuestros talleres literarios en Valencia.

Galería de fragmentos de Claudine en París. Juegos literarios de la clave C-78:

Carpeta azul de los talleres literarios. Sidonie-Gabrielle Colette, Claudine en París, fragmento 1:

“Este salón blanco, con bombillas eléctricas en todos los rincones, me hará volver epiléptica. Papá piensa igual; detesta este aspecto de natillas tan caro a su hermana Wilhelmine, y ni corto ni perezoso lo proclama sin ambages:

-Puedes creerme o no, pero antes me dejaba azotar en una plaza pública que acostarme en este pastel de nata que es tu casa…”

Carpeta blanca de nuestros talleres de escritura creativa en curso. Sidonie-Gabrielle Colette, Claudine en París, fragmento 2:

“Voy alargando mis paseos gradualmente hasta el rincón de los libros; papá ha hecho poner estantes en tres paredes de la habitación, en la cual la luz entra por una gran ventana (…)

Cada día más fuerte , vengo a animarme con los títulos conocidos  de los libracos, y abro, de vez en cuando, el libro de Balzac estropeado por Bertall o el Diccionario filosófico, de Voltaire. ¿Qué vengo a buscar en este diccionario? Vengo a aburrirme y a  aprender algunas cosas feas (no siempre son desagradables las cosas feas, al contrario); pero desde que sé leer soy un ratoncillo en la biblioteca de papá, y si no me espantan gran cosa mis lecturas, tampoco me apasionan mucho.”

Carpeta morada de los talleres y juegos literarios en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. Sidonie-Gabrielle Colette, Claudine en París, fragmento 3:

“¿Por qué no lo hice? ¿Por qué me quedé allí, vacía por dentro, con las manos heladas debajo de la roja capita? Las castañas caían con su cáscara sobre mí picándome un poco la cabeza, como si fuesen ovillos de lana donde se dejaron olvidadas algunas agujas de zurcir.”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: